Inicio Gobierno El Poder Judicial del Edoméx explica la evolución de los códigos morales...

El Poder Judicial del Edoméx explica la evolución de los códigos morales de los juicios intestamentarios

El Poder Judicial del Estado de México conserva un expediente sobre el juicio de los bienes de Alberto Parres Arresti, un hacendado que murió intestado y provocó una disputa entre 2 familias en 1909.

El Archivo Histórico del Poder Judicial del Estado de México demuestra cómo el concepto de familia y sus reglamentos han cambiado con el paso del tiempo, anteriormente se hacía distinción entre hijos naturales e hijos legítimos. Que las mujeres perdían la custodia de sus hijos al casarse de nuevo, pero sobre todo que los documentos oficiales son la mejor forma de comprobar la identidad de las personas.

Ejemplo de lo anterior es el caso de Alberto Parres Arresti, el cual era dueño de las haciendas de Buenavista y Santa Bárbara así como del rancho de Jesús María, ubicados en la región de Ixtapaluca, Estado de México.

Como el empresario nunca se casó, no había herederos naturales por lo que sus tíos y primos promovieron un juicio para apoderarse de sus propiedades; dicho litigio duraría hasta 1918 porque los familiares no pudieron comprobar el parentesco por los códigos morales y sociales de la época.

Los padres de Alberto Parres fueron Diego Parres y Josefa Arresti. El primero era hijo de María Peláez y Peláez, casada en segundas nupcias con Leandro Parres y la segunda fue hija natural de José Leandro Trueba y Concepción Arresti, primos que tuvieron una relación “ilícita”. Durante el juicio, la línea paterna y la materna, se enfrentaron para legitimar sus pretensiones y desacreditar las de sus contrarios.

El código civil impedía que los hijos naturales o ilegítimos pudieran heredar, ante las apelaciones se declaró como heredero universal de los bienes de Alberto Parres al fisco del Estado de México, y algunas de esas propiedades hoy conforman áreas habitacionales del municipio de Ixtapaluca.

El Archivo Histórico del Poder Judicial del Estado de México expone este caso como un ejemplo de la jurisprudencia que ha cambiado con el paso de los años.