Inicio Gobierno COPRISEM vigila las prácticas sanitarias de las farmacias

COPRISEM vigila las prácticas sanitarias de las farmacias

La Secretaría de Salud estatal, a través de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de México (COPRISEM), con la finalidad de constatar las buenas prácticas sanitarias en las farmacias, ha realizado más de 3 mil 100 visitas de verificación a dichos establecimientos durante la contingencia sanitaria.

Verificadores del sector central y de las 18 Jurisdicciones de Regulación Sanitaria han privilegiado las acciones preventivas y de fomento sanitario, revisando que los medicamentos no se expendan con caducidad vencida, que no se comercialicen antibióticos sin receta médica, que sean de legal procedencia y haya una correcta conservación, así como almacenamiento de los mismos.

La dependencia de sector Salud,  puntualizó que el personal sanitario se ha dado a la tarea de vigilar el cumplimiento de los protocolos sanitarios por la pandemia de COVID-19, como son el uso obligatorio de cubrebocas, el lavado de manos frecuente con agua y jabón, la utilización de gel antibacterial, toma de temperatura corporal y el uso de tapetes sanitizantes a la entrada.

De igual manera, los verificadores revisan las condiciones de funcionamiento, infraestructura, mobiliario y equipamiento del establecimiento, el soporte académico del personal que ahí labora y la documentación que ampare el legal funcionamiento de la farmacia.

Derivado de estas acciones de vigilancia, la COPRISEM ha suspendido 16 negocios en municipios como Toluca, Tenancingo, Valle de Bravo, Ixtlahuaca, Atlacomulco, Tenango del Valle, Xonacatlán, San Mateo Atenco y Tlalnepantla, entre otros. En dichas farmacias el personal sanitario identificó irregularidades en la documentación, en la comercialización, caducidad y venta de medicamentos, así como en su almacenamiento y conservación, además de la ausencia de mantenimiento, limpieza, higiene y orden en distintas áreas.

Por lo anterior, la COPRISEM inició los procedimientos jurídico-administrativos pertinentes a efecto de determinar la sanción que correspondan a las faltas cometidas, y que podrían ir hasta la clausura y multa por 10 mil UMAS (Unidades de Medidas y Actualización).